La Guta es el nombre que Don Raúl le dió a la verga, la picha, el pene, el chile. Una tarde, precisamente en Vallarta, pero años atrás, mi padre feliz cabalgaba por la arena rebotando en cada rincón y partiendo en dos cada ola. Lucrecia y yo nos reíamos de él a pulmón campechano. Cada brinco que pegaba nos daba más risa. Parecía que la picha se le iba a dislocar. Cuando regresó apaciguado a sentarse con nosotras nos confesó que tanto brincoteo le había lastimado la Guta, y se apuntó hacia en medio de las piernas donde dormía exhausto su miembro robusto. Juro que por muchos años pensé que el nombre era común entre todo hispanohablante.

0 comentarios:

Publicar un comentario