Imagen de Jordan B Sach via Flickr
Feliz inicio de año a todos los lectores de la blogósfera erótica. Para empezar con el pie derecho el 2012, vengo hoy a compartirles mi último microrrelato publicado en impresos. Esta vez tuve la oportunidad de colaborar para un periódico local de arte y poesía de la ciudad de Austin, en Texas, llamado Wet Paint. En diciembre se imprimieron mil copias que fueron repartidas entre cafeterías, librerías, restaurantes, bibliotecas, tiendas de discos, entre otros. En honor a quienes no alcanzaron a hacerse de una copia y a los foráneos que no tuvieron ni siquiera la oportunidad, aquí les dejo este regalo adelantado de día de Reyes.

La puñeta exprés

Los microrrelatos eróticos que yo escribo son como la puñeta exprés. Durante los primeros sesenta segundos te entra la terrible duda de si valdrá la pena. Para el final del segundo minuto te das cuenta que no importa pues como quiera no tienes nada mejor qué hacer. Cuando llegas a la mitad sabes que lo que empiezas hay que terminarlo. Comenzando el cuarto minuto dejas de cuestionar y te concentras. Es que ya viene el final. Ya mero. Ya mero. Ya mero. Ya sólo faltan unas cuantas letras más. Anda. Anda. Aquí viene, ya viene. Ya.

3 comentarios:

  1. He descubierto recientemente su blog. Lo he estado leyendo poco a poco, con deleite y sabrosura. ¡Qué satisfacción! Más logros, más éxito. Por favor, siga.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su comentario Loveroaded! Seguiré, seguiré hasta que el lenguaje me lo permita.

    ResponderEliminar
  3. Es una pulsión, y escribirlo como una eyaculación...

    Es breve porque no hay juegos preliminares: ni comidas de coños ni chupadas de pollas...

    ResponderEliminar