Imagen de Arts2 via Flickr
Entre las actividades más románticas de la vida se encuentra el comerse una cabecita. Y es que tomar el té con azúcar siempre antoja un bocadillo fuerte en la tarde. Sería el mundo perfecto si con tu cerveza degustaras una mordida de mi panecito. O tal vez prefieras el aguardiente.

0 comentarios:

Publicar un comentario