Unos te la platican mucho, otros puro charlatán, pero los hay quienes sin avisar, te dejan el ojo cuadrado. No se sirven de trucos, artimañas o manipulos; tampoco trazan planos de magia, ni mucho menos hechizan audiencias. Sencillamente se sintonizan: agarran señal parando la antena y con sus ondas de radio nos hipnotizan.

0 comentarios:

Publicar un comentario