Interrumpo mi maratón de erotismo exprés para contarles sobre otra de mis peripecias. 

Como ya habrán notado, en la barra lateral de este blog tengo el logotipo de una revista literaria llamada Puño y Letra. En mi manera de mostrar mi apoyo hacia ellos monté el botón. Los jóvenes de PYL están situados al Noreste de México, en la misma ciudad que me vio crecer, Monterrey. Así que definitivamente eso aumenta el candor de las porras que les echo.

Hace poco tuve la oportunidad de conocer a uno de los editores y platicar sobre su proyecto, el que me pareció una excelente idea. Me encanta que uno de sus eslógans sea La letra chiquita no existe; y me resulta genial que haya gente que dedique su tiempo a proyectos-plataforma para escritores low-profile, o underground.

Debido a que quedé prendida a ellos por sus positivas intenciones, me animé a colaborar para el número #9 de la revista; y la noticia de hoy es que mi colaboración ya se puede leer en línea. Es una chulada y se las presento aquí:




Los invito a leer más sobre Puño y Letra, entrando a su blog.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada